Vampiros irlandeses

Written by John Doe on miércoles, 17 de marzo de 2010 at 11:44

Ya que hoy se festeja San Patricio - y más tarde iré al desfile de Plaza San Martín que culmina con un espectáculo de música celta - me pareció correcto evocar la cuestión irlandesa con respecto a los vampiros (al menos, los vampiros literarios). Después de todo, Bram Stoker, el autor de Drácula, era irlandés. Lo mismo Lefanu, creador de Carmilla.
Los celtas de la isla creían en Dearg-due, su versión del clásico vampiro, que debía ser contenido en su sepulcro para que no devorara a los aterrados habitantes de la zona.
Pero más allá de este dato folklórico, he encontrado un artículo interesante que paso a copiar:

"La mitología que rodea a los vampiros siempre ha sido sobrenatural y llena de horror. Cuando hablamos de Vampiros es inevitable que nos refiramos a esa novela escrita en inglés hacia fines del siglo XIX que nos cuenta la llegada del terrorífico conde Drácula a Londres.
Pues si bien se puede creer en un principio que los vampiros y Londres tienen un lazo directo, debemos dar una pequeña vuelta hasta Irlanda.
A la hora de pensar en vampiros sin duda lo último que se nos vendría a la mente sería asociarlo con Irlanda, matemáticas y con una agente teatral. Pero sin embargo estas son algunas de las características de Bram Stoker, el famoso escritor de la novela que daría vida al género de los vampiros en la literatura. Este escritor nació precisamente en Irlanda y vivió ahí más de veinte años hasta que partió a Londres.
El mito del Vampiro es muy conocido: prolonga su vida y juventud bebiendo sangre humana. Otras características principales de esta especie son sus largos colmillos y sus alas de murciélago. Sin embargo estas características son ya ideas impuestas por el paso del tiempo a raíz de revisiones literarias y cinematográficas creadas a partir de la novela que dio vida a este género.
Si bien fue Stoker quien revivió la leyenda, antes de él ya existía el mito del vampiro, una criatura mítica proveniente de países eslavos muy semejante a la idea de un ‘demonio’ por las connotaciones negativas.
Más que los vampiros, es la idea de la inmortalidad la que aparece a lo largo de toda la historia y culturas. El vampiro es un símbolo del intento de liberación del hombre no solo de la muerte sino de las prohibiciones.
La ausencia de su alma hace que pierda su reflejo en el espejo y manifiesta también su decisión de quedarse en el mundo terrenal. Son la sangre, la violencia y la sexualidad las que guían a esta criatura, como un oxímoron de lo que es el ser humano.
Bram Stoker, un hombre irlandés, dejó que su curiosidad y erudición lo guiaran a través de distintos folclores en diferentes culturas. Fue así como se acercó a las tradiciones rumanas y es así como tuvo acceso a la historia de la célebre condesa Báthory (cuya leyenda como bebedora de sangre inspiró en parte al Drácula literario) y a distintas novelas que ya habían tocado el tema de los vampiros.
Quién hubiera pensado, así como así, que una de las novelas de terror más fascinantes y vigentes escrita en lengua inglesa, hubiera sido ideada por un intelectual irlandés encargado de la carrera del más destacado actor de teatro de la Era Victoriana; y que además se valiera de mitos eslavos totalmente desconocidos por el público en general, para crear a  uno de los símbolos del terror universal y una de las metáforas más singulares de los deseos del hombre.
Irlanda, como se puede ver, no es simplemente un lugar desconocido en donde se hablar irlandés, es una tierra en donde la lengua inglesa floreció a tal punto que permitió la aparición de grandes expositores de la lengua inglesa, como el ya conocido Oscar Wilde o el famoso Bram Stoker."

                                                                                                                                                                                                                        

0 Responses to "Vampiros irlandeses"

Recomendado

Recomendado

Recomendado

John Doe

Blogger. Ex estudiante de antropología de la Universidad de Buenos Aires. Mis "héroes" son James Frazer,Mircea Eliade, Joseph Campbell y Vladimir Propp.

 
Expediente vampírico © 2008 | Blogger Templates