Sangre para beber

Written by John Doe on viernes, 30 de diciembre de 2011 at 14:31

Acá les paso dos artículos publicados por La Prensa el 16-12-1994 en consonancia con el estreno de Entrevista con el vampiro. El segundo artículo es realmente la carta que escribió Anne Rice defendiendo la actuación de Tom Cruise (hubo un escándalo cuando fue elegido para el rol de Lestat porque la autora no lo quería y lo dijo públicamente).No me pregunten cómo los conseguí. El trabajo de escaneado es mío.

"Cuando Tom Cruise, con­vocado por el hábil pro­ductor de Hollywood, David Geffen, aceptó protagonizar al inmoral Lestat con tanto entusiasmo, los productores, prácticamente, no lo podían creer. A partir de allí el conflicto generado con la autora Anne Rice, se puso a rodar, ya que ésta dudaba amplia­mente que el actor de Top Gun, pu­diera asumir el papel de ese héroe que con tanto entusiasmo había creado en la primera novela de sus "Crónicas con vampiros", publica­da en 1976. En ella, Rice, no sólo re­veía el mito del vampiro, también ubicaba su obra en medio de la lán­guida sensualidad de Nueva Or- leans, en los Estados Unidos.
Lestat flota por los años en un río de sangre que sustenta su existen­cia. Cuando tiene ganas premia a sus víctimas con la inmortalidad, sea que éstas lo quieran o no. En las postrimerías del siglo XVIII, un tal Louis de Pointe du Lac, dolorido por la pérdida de su querida esposa y su tierna hijita, entra al mundo de Lestat. En el entorpecedor calor de un caserío del delta, cercano a Nue­va Orleans, con el aire preñado de augurios maravillosos, promesas de lujuria ultramundana y horrores in­decibles, Louis conoce a Lestat.


Doscientos años después, en el San Francisco de finales del siglo XX, Louis decide contar su historia -un relato de lujuria, amor, anhe­lo, dolor, terror y éxtasis de un vam­piro- a un joven reportero. A partir de allí las aventuras de Louis permi­ten asomarse a una ventana desco­nocida del alma humana. Y de él emana como en un torrente una ca­tarata de silencioso sufrimiento, un sufrimiento casi femenino, que no encuentra solución al error come­tido en una noche de borrachera en su Nueva Orleans, donde en comu­nión con Lestat decide beber su san­gre, para no regresar más al mun­do de los mortales.
El personaje de Lestat según con­tó la autora en algún momento, vendría a ser su esposo, mientras que Louis (Brad Pitt), con el tiempo, se dio cuenta de que era ella misma. En tanto que la historia surgió a par­tir de la muerte de la hija del ma­trimonio, que padecía leucemia. So­bre estas premisas, Louis podría decirse que posee un alma femeni­na, al mismo tiempo que no en­cuentra consuelo al drama de su ^existencia inmortal.
Dentro de la dinastía que une a estos vampiros, también debemos incluir a quien podría considerarse -aunque no se aclara- el maestro de Lestat, Armand, un ser renacentista, asumido por el español Antonio Banderas, quien dirige todo un gru­po de vampiros, comandado por el no menos temible Santiago (Step- hen Rea).
A pesar de la importancia que ad­quiere en la historia el personaje de Claudia, esa pequeña niña conver­tida en vampiro por obra y gracia de Lestat, el clima que respira la histo­ria tiene una explícita atmósfera ho­mosexual. De esta manera, Claudia (Kirsten Dunst), casi es considera­da como una hija por la pareja Les­tat-Louis. La comunidad de vampi­ros gusta cubrir sus relaciones con un gran manto de sensualidad y di­lemas filosófico-existenciales, mien­tras el crimen y el horror rondan ca­da momento de sus vidas. La metáfora de la sangre, en el mo­mento que Rice escribe su obra, no deja de predecir el más terrible mal vivido por la humanidad en este fin de siglo: el sida.
El guión también obra de Rice y de la mano de Neil Jordán (El jue­go de las lágrimas), es la dupla más perfecta que se haya podido encon­trar para trasladar la novela al cine. Ya que en su trabajo a Jordán, fre­cuentemente, le agrada explorar te­mas sobre aquello que él denomina como "pasiones imposibles y la vio­lencia de la emoción". A pesar de ello, Jordán dice que le "gusta hacer cosas que no se han hecho antes. Quiero ver imágenes y momentos que no haya visto nunca. También en mis historias me interesa contar algo que pueda golpear algunas zo­nas que la naturaleza humana casi nunca frecuenta. Reconozco que es un filme perturbador, puesto que se enfoca desde el punto de vista de los monstruos. Y en este caso los mons­truos son personas que se nutren de la sangre de otras personas y que matan para sustentar su vida. Tales personajes son los héroes de esta pe­lícula, lo que constituye una pers­pectiva horrorizante, pero muy original''.
"Nos empeñamos en que toda la escenografía del filme fuera ge-nui- na. Cuando el guión dice Nueva Or­leans, realmente se filmó allí y cuando aclara que debe ser París, ocurrió lo mismo”, dicen los pro­ductores Stephen Woolley y David Geffen. "Hemos creado seres que no existen en otras películas ni en la literatura, sólo en el contexto de es­te filme", agrega orgulloso Geffen.
Entrevista con un vampiro abarcó cinco épocas comprendidas en algo más de 200 años. El esce­nógrafo Dante Ferretti, que también es arquitecto, construyó 65 escena­rios en siete sets de Pinewood Stu- dios, en las afueras de Londres. Una de las escenas del filme más cuida­dosamente recreadas, fue el incen­dio de la ciudad de Nueva Orleans, parte del cual fue rodado desde un barco en la mitad del río Mississip- pi. El personal de efectos colocó enormes quemadores de propano y los encendió sucesivamente detrás de los escenarios. Mientras que el halo anaranjado contra el cielo de la noche fue intensificado por medio de imágenes computarizadas.
Para el exitoso productor David Geffen, el nuevo socio de Steven Spielbergyjeffrey Katzenberg, con los que se dedicará a la producción de cine, televisión y música, Entre­vista con un vampiro, pareciera convertirse en un sueño hecho rea­lidad. •
J.C.F.


"Nunca me atreví a esperar tanto"
Si no tiene interés alguno en este informe, no lo lea. No se trata de una historia de noticias. Yo pagué por este espacio (N.de R: Lo hizo en varios diarios norteamericanos). No quiero que mi informe se publique mal, ni tampoco que lo corten. Para eso compré esta página y por favor siéntanse libres de dar vuelta la misma cada vez que lo deseen.                            
Lo que tengo que decir es lo siguiente:
Me encantó esta película. Simplemente me encantó. Me gustó desde el principio hasta el final, y me encontré profundamente impresionada con cada aspecto de la
realización, incluyendo el sentimiento y a menudo las actuaciones audaces de todos los actores y actrices, la exquisita filmación y escenografía y la dirección magistral. Pero personalmente, me honró e impresionó descubrir la fidelidad que se mantuvo entre el libro que escribí y el espíritu, el contenido, el ambiente de la novela y el guión. También me impresionó descubrir que Neil Jordan le dió a su trabajo una nueva y distintiva encarnación sin destruir los aspectos que conservé con tanto aprecio.
Nunca imaginé que esto sería así. Nunca durante 17 años de acontecimientos hubiese esperado
siquiera que la versión cinematográfica de mi libro surgiera tan intacta de cuerpo y alma. Durante varios años muchos guiones del filme han pasado por mi escritorio y en restaurantes de Hollywood, durante almuerzos y cenas. He hablado y soñado acerca de este filme tantas veces que no lo quiero recordar. Y he derramado más lágrimas a lo largo de este proceso de las que tengo ganas de admitir.
Pero este filme sobrepasó mis más locas expectativas. Sin miedo alguno la película presenta el amor compartido por los personajes ficticios, Lestat, Louis, Claudia y Armand; sin miedo alguno relató la historia de la transformación de Claudia, la niña vampiro; sin miedo alguno permitió a mis intrusos y atormentados vampiros trascender el género y hablar desde sus almas acerca de los asuntos de la vida y la muerte, el amor y la soledad, la culpa y el dolor.
Todas las cualidades, tanto el encanto y el humor como la invencible inocencia que alimento en mi querido héroe Lestat están vivas en la atrevida actuación de Tom Cruise; la culpa y el sufrimiento de mi Louis se retratan en Brad Pitt; el enigma de Armand se encuadra en Antonio Banderas; el papel del que entrevista va perfectamente de la mano de Christian Slater; Stephen Rea es deliciosamente siniestro como su personaje Santiago; y la hipnotizante actuación de Kristen Dunst como mi trágica Claudia destrozó mi corazón.
Además, mi locura por el cine hizo que me encantara la marcha de este filme, la tensión, el suspenso, la profunda y espectacular sensualidad. Me gustaron los momentos cómicos. Me gustó el vigor, la implacable intensidad y el éxito como puro entretenimiento. No podía haber esperado algo mejor. Nunca me atreví a esperar tanto.
Agradezco a todos los que se conectaron con este filme, a pesar de sus motivos o sentimientos, por intentar y consumar un trabajo único.
Y les agradezco a ustedes, mis lectores, quienes me escribieron, al periodismo, al estudio y a los productores que dieron su opinión y hablaron desde su corazón
acerca del filme, del reparto y del contenido.
Estuvieron fantásticos. Me hicieron saber que el libro que escribí significó algo para ustedes. Me hicieron saber que Lestat, Louis y Claudia tenían vida en el pensamiento de ustedes, así como también en el mío.
Deseo que cada autor sepa la felicidad que ustedes me dieron. Los amo por esto. Y espero y rezo para que nunca los decepcione.
El reciente acontecimiento del filme ha sido un proceso intensamente doloroso para mí. Quizá sea como debería ser, dada la naturaleza del libro. Pero indudablemente el proceso fue doloroso e incómodo para otros también. Deseo que todo esto se hubiera evitado. Deseo que nadie hubiera salido herido, o agredido, o desairado o confundido. Pero la cinematografía es un arte y colaborativo o no, el arte puede ser vampirismo; puede sacar todas las lágrimas y sangre que tenga para dar.
Cuando el espectador vea el filme, creo que quedará maravillado, como yo, hasta el punto de que algo desarrollado con tantas dificultades y controversias pueda lograr darle a tanta gente lo que quiere.
Creo que van a entender este filme como yo. Creo que lo encontrarán fascinante como a mí me pareció. Creo que lo encontrarán tan sincero, rico e inusual que si alguna parte no les gusta, alguna otra la compensará; si una escena les molesta, otra los absorberá; si algún incidente les incomoda; algún otro los complacerá.
Si estoy equivocada, si no les gusta el filme, háganmelo saber. Ríanse en mi cara, escríbanme, llámenme, vengan a la librería cuando sepan que estoy ahí y grítenme. Lo entenderé. Nunca fui una persona precavida. Debo exponerme al ridículo ahora y decir que creo que este filme es grandioso. No puedo esperar a Siskel y Ebert; debo continuar con mi forma de ser impulsiva y excesiva.
Estoy orgullosa de estar conectada con el guión y el filme de Entrevista con un vampiro.
Vean la película. ¡¡Véanla!! •
Con todo mi amor.
Anne Rice

0 Responses to "Sangre para beber"

Recomendado

Recomendado

Recomendado

John Doe

Blogger. Ex estudiante de antropología de la Universidad de Buenos Aires. Mis "héroes" son James Frazer,Mircea Eliade, Joseph Campbell y Vladimir Propp.

 
Expediente vampírico © 2008 | Blogger Templates