Mujer vampiro en Perú

Written by John Doe on martes, 18 de enero de 2011 at 12:33

En julio de 2010 vecinos del Cementerio General de Pisco pidieron, ante el traslado de nichos a osarios por los daños del terremoto de 2007, que la tumba de la inglesa Sarah Ellen sea remodelada sin tocar el nicho. ¿Y quién es Sarah Ellen?
Una versión cuenta que Sarah Ellen  Roberts nació el 23 Abril de 1862, en el seno de una familia pudiente en Blackburn, Inglaterra. Acusada de brujería y vampirismo, fue asesinada por sus vecinos en 1893. Antes de morir lanzó una maldición según la cual, al cabo de 100 años, resucitaría para vengarse de los descendientes de sus verdugos. Por eso dicen que su cuerpo fue trasladado a Pisco, Perú, en 1917.
Otra relata que ella fue amante de George Hodgson (conocido como el vampiro de Dent) y que su cuerpo fue enterrado en Pisco porque ningún otro cementerio la aceptó. Aunque la lápida indica como año de muerte la fecha de 1913, se comenta que en verdad Sarah murió bastante antes. 
Finalmente se dice que en verdad  Sarah Ellen  era la esposa de un marino mercante llamado John Roberts que enfermó gravemente durante una travesía en barco por lo que tuvieron que parar en Pisco donde ella murió. (Fuente)


En "La vampiro que faltó a la cita", Ernesto Castrillón escribe: "Así, hace casi veinte años, durante un crucero por las islas griegas, al conversar con una encantadora guía que tenía la formación académica envidiable que suelen tener los buenos guías europeos (arqueología, antropología, etc.) sobre las leyendas locales de vampirismo (muy extendidas aún hasta fines del siglo XVIII) concordamos que en los folletos y guías turísticos (algunos de ellos completísimos) se solía omitir por completo estos intranquilizadores antecedentes históricos. Por algo será ¿no? Así es como muy pocos turistas de los que viajan como maleta (a comprar todo lo que se les pone enfrente y permanece inmóvil, tomar sol y chapotear en el mar Egeo) saben que en alguna de esas islas volcánicas de nombres lleno de encanto y seducción, hace varias centurias, sus humildes y rústicas poblaciones originales debieron huir despoblando el lugar ante el temor de diversos brotes de vampirismo. Estos relatos, como otros registrados en territorios pertenecientes al viejo imperio austro-húngaro en tiempos de la emperatriz María Teresa (también en el siglo XVIII), fueron estudiados en su hora por los más prosaicos y menos imaginativos de los investigadores posibles: hastiados burócratas imperiales, médicos de la corte, ordinarios jueces de paz, gente poco imaginativa, en general. Sus informes tienen en común un aspecto que aterroriza más que los trucos literarios de la mejor novela gótica, y es una descarnada apariencia de verosimilitud que perturba. Este tipo de historias, además quedó resguardada para la posteridad en varios trabajos magistrales del inefable investigador de lo oculto, Montague Summers, que apabulló a sus fieles lectores con su poco corriente erudición desplegada en sus trabajos sobre brujería, vampirismo y licantropía, escritos por un hombre del siglo XX que creía realmente en estos temas tan polémicos como despreciados por la ciencia, arrumbados por lo general al sótano de las de las leyendas cada tanto descubiertas y reflotadas por el periodismo amarillista.
Dentro de ese terreno, rescatamos hoy la historia de Sarah Ellen, la supuesta mujer vampiro enterrada en un cementerio de Pisco, Perú, que en junio de 1993 tuvo en vilo a la población local y atrajo a periodistas y fotógrafos de todo el mundo ante su esperado regreso de la tumba, con el fin de vengarse de la raza humana.
Sarah Ellen, había muerto en 1913 y el misterio y la leyenda rodeaban las circunstancias de su deceso y de su entierro, tejiéndose al respecto las más contradictorias de las suposiciones.
Los vendedores de ajo y de afiladas estacas de madera que surgieron como hongos en Pisco tuvieron su día, pero la mujer vampiro no apareció (pese a que las mujeres embarazadas del puerto habían huido para evitar que tuviera la nefasta idea de reencarnar en alguna de sus criaturas por nacer)." 
Leer los artículos de La Nación en jwplayer: "Hodgson, un Drácula de verdad", "Temen en Perú que resucite la amante de un vampiro" (9/6/1993), "Decepción y alivio en Pisco: la amante del vampiro no revivió" (10/6/1993).
Actualmente a Sarah Ellen se le atribuyen milagros y muchos la consideran santa.



.

1 Responses to "Mujer vampiro en Perú"

Anónimo
6 de junio de 2011, 15:21 #  

mi nombre es elizabeth y he nacido el 9 de junio de 1993 si este año 2011 voy ha cumplir 18 años ps francamente antes me causaba miedo esta historia pero ahora ya no!!!

Recomendado

Recomendado

Recomendado

John Doe

Blogger. Ex estudiante de antropología de la Universidad de Buenos Aires. Mis "héroes" son James Frazer,Mircea Eliade, Joseph Campbell y Vladimir Propp.

 
Expediente vampírico © 2008 | Blogger Templates