Vampiros postmodernos

Written by John Doe on lunes, 19 de abril de 2010 at 10:04

Copio un ensayo - excelente - de Lydiette Carrión sobre la saga Crepúsculo. El otro día justo hablaba con alguien sobre la postmodernidad ¿Qué es realmente la postmodernidad? ¿Walter Benjamin? ¿Fragmentación y Marxismo?
Como verán, yo soy más un copista que un creador. Defectos de una existencia atareada.
Los vampiros de la postmodernidad
"La saga de Crepúsculo, de Stephenie Meyer, encabeza la lista de los libros más vendidos en la última década según USA Today. Ha sido traducida a 37 idiomas y ha vendido 25 millones de ejemplares en todo el mundo. También se encontró entre los libros más vendidos en La Rioja durante 2009. Esto, a pesar de que la trama ha sido tachada de moralina, melodramática, fácil, repleta de lugares comunes… Pero el éxito pop no se puede explicar únicamente desde los clichés. No todas las novelas rosas son éxitos mundiales. Leí Crepúsculo por curiosidad. Conforme me acercaba a la mitad del libro me convencía de que no valía la pena continuar. Las aspiraciones más pueriles de cualquier adolescente estaban concedidas sin dificultad, los personajes unidimensionales no se sostenían. Más cercana a las novelas del corazón que al vampirismo, lo terminé de leer. Y comenté a todo el que quisiera oírme que Crepúsculo era una basura.
Unos meses después me convencí de que necesitaba practicar mi inglés, así que compré el segundo libro de la saga, New moon, el cual terminé con la misma conclusión: es el Corín Tellado de lo supernatural. Y compré el soundtrack de la película, porque me gustaban un par de canciones.
Para el tercer libro, mi justificación fue que ya me había reventado el primero y el segundo. Pero para el cuarto libro ya había agotado todos mis pretextos. Lo leía en la penumbra, cuando nadie estaba en casa; lo hacía indignada todo el tiempo con la falsedad de la trama. Pero seguía leyendo: en un café lo sacaba de mi mochila forrado en papel, para que nadie supiera.
Al terminar el cuarto libro, el peor de todos, inverosímil, tuve que hacer un ejercicio de honestidad. No había podido parar de leer. La empalagosa, increíble y burda trama de Crepúsculo me había enganchado.
¿Por qué? Estas son mis conclusiones, basadas en algunos estudios sobre el mito del vampiro y la posmodernidad.
El vampiro romántico: el costo de ser diferente. Todos hemos querido alguna vez ser inmortales. O por lo menos hemos temido nuestra muerte. Pero la literatura y la fantasía advierten que hay un costo por la eternidad fuera del paraíso.
El mito del vampiro romántico (desde que arraigó en la sociedad occidental hace poco menos de doscientos años) impone castigos a quien aspire a vivir en este mundo y no envejecer.
Al convertirse en un ser que viola las leyes de la naturaleza (nacer, vivir y morir), el vampiro es abandonado por el Bien y se convierte en la personificación del Mal.
Arthur Machen diría: el mal es escaso. No encarna en el asesino o el violador, sino en que las flores canten en el jardín, que violen su naturaleza. Un hombre que no envejece o muere es el mal. Los hombres que abrazan el mal invariablemente enloquecen.
El otro gran castigo es la sed eterna por sangre. Y ésta, similar a la compulsión de un adicto, revela lo que el vampiro es en verdad: un ser que subsiste de robado. Un alma condenada al eterno sufrimiento y no a la vida eterna en la tierra.
Vampiro sin consecuencias. Crepúsculo, como todo producto de la posmodernidad, no plantea consecuencias por violar el orden establecido. Los vampiros buenos son “vegetarianos”, sólo beben sangre de animales. Así esquivan la principal objeción moral que castiga el deseo de vida eterna y superioridad sobre los mortales.
Su existencia no es castigada, pero tampoco la de los vampiros “malos”. Vaya, ni siquiera mueren con los rayos del sol. Son poderosos, fuertes, casi indestructibles y profundamente atractivos. Al convertirse en un vampiro, incluso un humano feo se volvería bello.
Los vampiros vegetarianos de Crepúsculo son el ejemplo vivo de la inocencia que Pascal Bruckner describe como “esa enfermedad del individualismo que consiste en tratar de escapar de las consecuencias de los propios actos, a ese intento de gozar de los beneficios de la libertad sin sufrir ninguno de sus inconvenientes” (La tentación de la inocencia, Anagrama).
Su condición tampoco se ve atacada por los otros inconvenientes: el hecho de que el infierno son los demás. Las parejas de vampiros jamás padecen desamor, ni siquiera después de cien o quinientos años.
Tampoco sufren la eternidad. Ningún vampiro de la posmodernidad escribirá la Odisea, como El inmortal de Jorge Luis Borges, para luego terminar desvariando en el fango. Estos inmortales no se convertirán en trogloditas.
Si es bello, indestructible, mágico y gozoso, ¿quién no quiere ser un vampiro?
¿Y el destino del bien? En la tradición romántica, el tema del vampiro (y de todos los monstruos nocturnos) está en el centro de la lucha entre el bien y el mal. Como triunfante exponente de la posmodernidad, en Crepúsculo la lucha entre el bien y el mal no es un problema de fondo. Se acepta —aunque con desagrado— la existencia de vampiros que sí matan humanos, pero son tangenciales a la trama.
Matar es una elección personal, en la cual la colectividad no tiene injerencia. El conflicto en la trama se ve reducido al amor adolescente de Bella y Edward, y a la supervivencia de la familia vampírica buena (la inmediatez del individuo y la familia).
El destino de la humanidad frente a lo supernatural es algo fuera del interés y las posibilidades de los personajes. No hay héroes, y a nadie le interesa serlo.
Pero cuidado, Crepúsculo no es un cuento de hadas. La protagonista, Bella Swan, no sale adelante por tener alguna cualidad: bondad, inteligencia, ni siquiera ingenio. En el relato tampoco hay moraleja o lección por aprender.
Esta historia de amor (que por momentos se torna en un triángulo amoroso) se resuelve felizmente para todos. Bella es exitosa (sí, al final se convierte en vampira, vive feliz para siempre y hasta tiene una hija) por el hecho de ser la elegida. Bajo toda la tradición del protestantismo cristiano tampoco hay precio por el éxito o los objetivos, sino se trata de una historia más del éxito, del American dream (fundado a su vez sobre la idea del pueblo elegido judío).
Finalmente, quizá el éxito de Crepúsculo reside en el hecho de cristalizar esta transgresión sin consecuencias en un escenario fantástico: hombres lobo, vampiros, inmortales. ¿Acaso todo cuento de hadas es verdad?, se pregunta Bella en su primer encuentro con hombres lobo.
Y uno puede sentir un alivio al ver este mundo (reducido por las comunicaciones) ensancharse por lo sobrenatural. Y es que, en el fondo, la posmodernidad no ha logrado arrancar de su cuna mítica al ser humano."



                                                   Dead Forest Pandemonium                                                              
                                                                                                                                                                                             

4 Responses to "Vampiros postmodernos"

Anónimo
6 de noviembre de 2010, 14:06 #  

Bueno , esta es una critica que me gusto leer , no me malinterpretes son Twilighter a full , una verdadera Twigh-heart; estaba preparada para los tipicos insultos, a raiz de muchos fundamentalistas que andan por ahi, lanzando puro odio a mi serie favorita , que ya tenian un veredicto y las criticas eran pura excusa ,para lanzar su disconformidad, como una idea preconcebida que tenian a raiz de las peliculas ; pero....me di cuenta que la de la idea preconcebida las tenia yo; me gusto muchisimo especialmente leer que habias leido los cuatro libros, para formular tu critica , a pesar de que en verdad te peso; creo sobre todo por tu lenguaje, que estas acostumbrada a libros mas complicados y si lo admito, mas intelectuales; no muchos como vos , estan dispuestos a darle una oportunidad a algo que crean q es basura (lo digo en el buen sentido ), o indigno a su persona ;otros se han formado su critica solo juzgando al libro por su tapa y ni se han tomado la molestia de leerlos; solo por eso ya me gustaste;me gusta saber que sos una persona amplia y abierta ; como fan debo decir lo que siento ; primero , los fans de Twilight , ''no somos fans de vampiros, ni los hemos sido jamas'' , me refiero a la mayoria .
si Edward hubiera sido un atleta o el chico malo de la escuela, aun asi nos gustaria Twilight, la parte vampirica del libro solo es mostrado como un conflicto a lo que la verdadera historia va: que es.....un muchacho enamorado de su novia ;segundo , el personaje de bella nos gusta, porque es normalucha, torpe e inadecuada totalmente a ser una heroina; es como yo ; completamente regular y media feucha, si , ya sabemos como va a terminar la historia , conocemos el principio, el nudo y el descenlace es bastante obvio, pero igual nos gusta hacer el viaje , lo disfrutamos muchos; y tercero pero no menor ; si, entendemos la disconformidad de todo el mundo al no ser esta ''una verdadera'' historia de vampiros; personalmente creo que el mejor vampiro de todos es Lestat, de seguro la mejor pelicula de vampiros va a variar segun los gustos pero para mi es ''lost boys''.
saludos ,lau

Comment by John Doe
6 de noviembre de 2010, 15:09 #  

Cuidado Lau, que yo no escribí este ensayo. Por eso está entre comillas!
No quiero apropiarme de algo que no me pertenece.

Comment by John Doe
6 de noviembre de 2010, 15:28 #  

Estoy acostumbrado a libros complejos (igual que la autora del ensayo que comentás)pero también disfruto de una lectura sencilla. Así leí los siete tomos de Harry Potter o Narnia o devoro novelas policiales. No terminé de leer Crepúsculo por cuestiones de tiempo, pero no la critico. Es claro que la parte vampírica es un añadido y no me molestan las novelas sino las películas que parecen hechas a las apuradas.
Las heroínas románticas del género gótico deben ser jóvenes comunes y corrientes, ¿leíste Jane Eyre? No sé como sos vos, pero no hay heroínas inadecuadas. Jane Austen rompió el estereotipo con La abadía de Northanger

Comment by John Doe
6 de noviembre de 2010, 15:31 #  

"Nadie que hubiera conocido a Catherine Morland en su infancia habría imaginado que el destino le reservaba un papel de heroína de novela. Ni su posición social ni el carácter de sus padres, ni siquiera la personalidad de la niña, favorecían tal suposición. (...)
Los Morland siempre fueron considerados una familia admirable, ninguno de cuyos miembros tenía defecto físico alguno; sin embargo, todos carecían del don de la belleza, en particular, y durante los primeros años de su vida, Catherine, que además de ser excesivamente delgada, tenía el cutis pálido, el cabello lacio y facciones inexpresivas. Tampoco mostró la niña un desarrollo mental superlativo. Le gustaban más los juegos de chico que los de chica, prefiriendo el críquet no sólo a las muñecas, sino a otras diversiones propias de la infancia, como cuidar un lirón o un canario y regar las flores. Catherine no mostró de pequeña afición por la horticultura, y si alguna vez se entretenía cogiendo flores, lo hacía por satisfacer su gusto a las travesuras, ya que solía coger precisamente aquellas que le estaba prohibido tocar. (...) Por lo demás, hay que reconocer que era ruidosa y hasta, si cabe, un poco salvaje; odiaba el aseo excesivo y que se ejerciese cualquier control sobre ella, y amaba sobre todas las cosas rodar por la pendiente suave y cubierta de musgo que había por detrás de la casa."
Ese es el principio de La abadía...

Recomendado

Recomendado

Recomendado

John Doe

Blogger. Ex estudiante de antropología de la Universidad de Buenos Aires. Mis "héroes" son James Frazer,Mircea Eliade, Joseph Campbell y Vladimir Propp.

 
Expediente vampírico © 2008 | Blogger Templates